Te damos ideas… y media

EL PRINCIPIO DEL FIN DE PRÁCTICAS BANCARIAS PERJUDICIALES PARA EL SECTOR ASEGURADOR

EL PRINCIPIO DEL FIN DE PRÁCTICAS BANCARIAS PERJUDICIALES PARA EL SECTOR ASEGURADOR

EL PRINCIPIO DEL FIN DE PRÁCTICAS BANCARIAS PERJUDICIALES PARA EL SECTOR ASEGURADOR

El año 2013 trajo dos buenas noticias al sector asegurador, al menos en lo que respecta a la problemática competencia que realizaban los bancos. Por un lado, la prohibición de la vinculación entre hipotecas y seguros y, por otro, la denuncia sobre la irregularidad que supone tener acceso  los datos del seguro de sus clientes a través de la domiciliación bancaria para ofrecerles un producto más barato.

Por fin, los clientes serán libres de decidir qué seguro quieren para su hogar, de vida… La Unión Europea ha decidido prohibir la vinculación entre hipotecas y pólizas, una medida cuya aplicación veremos en un par de años, el plazo que tienen los estados miembros para adaptar sus normativas. Esta medida ahorrará dinero a los consumidores, puesto que, contra lo que se puede creer, estos seguros son más caros que los que se consiguen a través de un mediador.

Las entidades bancarias se han convertido en uno de los principales problemas para los profesionales de la mediación de seguros desde que entró en el sector a raíz del artículo 26 de la Ley de Mediación de Seguros y Reaseguros. ¿Qué hace un banco vendiendo seguros? Pues lo que siempre hacen, especular y hacer caja. O dicho de otra manera: lo único que les interesa de nuestro sector es el interés económico.

La mediación, desde hace muchos años, se ha encargado de asesorar a sus clientes con respecto a los productos que sus oficinas, agencias o corredurías venden, se han formado y continuamente están en procesos de reciclaje. La atención personal y el conocimiento de los productos del sector son claves para ofrecer un buen servicio a los clientes.

Frente a esto, para los trabajadores de las oficinas bancarias ‘vender’ el seguro es sólo la forma de cumplir el cupo impuesto por la entidad, lo que les puede conducir a malas prácticas. No exageramos. Si algo nos ha enseñado el engaño de las Preferentes, es que las entidades sólo ‘colocaban’ esos productos para cumplir los objetivos previstos, sin importarles o no que fuera un mal producto para sus clientes, incluidos esos clientes mayores que llevaban años entrando en la sucursal y habían depositado su confianza en sus gestores.

PROTECCIÓN DE DATOS

En la gestión de los seguros en las entidades también se han constatado malas prácticas. Cuando los bancos detectan recibos domiciliados de una póliza en las cuentas de sus clientes, le llaman y les ofrecen productos más baratos (muchas veces retocados a la baja en coberturas, algo que desconocen los clientes). El consumidor siempre saldrá perdiendo y, si acepta la oferta del banco, verá que cada vez que tiene un siniestro ha de llamar a un número 902. Al cambiar de seguro se verá privado de la atención personalizada que tenía con el mediador y ahora deberá lidiar con operadores, siempre distintos, y habrá de realizar un gasto extra en llamadas a números de tarificación especial.

Fue la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), alertada por el sector asegurador, el que realizó el pasado año un informe en el que denunciaba irregularidades en esta práctica de usar los datos de los clientes de la domiciliación de recibos para ofertarles seguros. El informe mantiene que las entidades bancarias no podrán utilizar los datos relativos a la domiciliación de los recibos de la prima los seguros de sus clientes para hacerles ofertas de productos de aseguradoras del propio grupo, salvo «que se cuente con el consentimiento del interesado» y el usuario «conozca claramente las finalidades para las que los datos van a ser tratados y, en su caso, cedidos».

La Agencia sugiere además en el informe, estas prácticas podrían suponer una vulneración de la libre competencia, al ofertar el banco mejores condiciones en sus productos al servirse del conocimiento de los datos de los seguros contratados por el cliente a través de los recibos domiciliados en la entidad.

Desgraciadamente, clientes y profesionales del sector se han visto muchos años indefensos ante los abusos bancarios, puesto que la Administración no suele actuar contra la banca.

Jorge Sánchez. JJC Interbrok

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *