Te damos ideas… y media

EL SEGURO DE DEFENSA JURÍDICA

EL SEGURO DE DEFENSA JURÍDICA

EL SEGURO DE DEFENSA JURÍDICA

En esta revista queremos presentarles un seguro que posiblemente desconozcan de su existencia, pero que teniéndole le sacará de aprietos cuando menos se lo espere. Además las rimas son muy económicas estando al alcance de todos.

Trataremos del Seguro de Defensa Jurídica, y dentro de éste, del Familiar. Y dado su gran contenido, desgranaremos otras garantías, en otros números.

En este seguro, nos planteamos un objetivo principal que no es otro que conocer a uno de los grandes desconocidos del seguro. Con ello pretendemos  destacar los siguientes temas:

  • Analizar los aspectos legales que afectan al Seguro.
  • Dar a Conocer la dimensión de las coberturas y servicios.
  • Entender los conceptos jurídicos donde incide el Seguro de Defensa Jurídica.
  • Destacar su utilidad universal, máxime en esta época de crisis, dado que nos defiende como ciudadanos de los incrementos de las tasas judiciales, que como saben, el Gobiernos las acaba de incrementar notoriamente, al tener mediante el pago de una prima, los gastos judiciales cubiertos, incluidos, además de os de abogados y procuradores, los de peritos, tasas y posibles costas judiciales.
  • Por tanto nos ayuda a defender mejor nuestro patrimonio ya que nos puede amparar este seguro ante situaciones, tan tristemente populares en los días de hoy, como los despidos.
  • Además, son seguros familiares, lo que nos otorga mayor tranquilidad como responsables de nuestras familias.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Los primeros antecedentes conocidos datan de mediados del siglo XIX y en concreto en Francia. En esos tiempos nacen compañías que contra el pago de una cuota fija, se comprometen a gestionar pospleitos de sus clientes y a satisfacer una parte de los gastos en el caso que se perdiese el litigio.

Pero cuando realmente se empiezan a desarrollar los gérmenes de lo que hoy conocemos por la Defensa Jurídica, fue con la aparición del automóvil, muy similar a los Automóviles Clubs.

En 1.917, nace lo que sería la primera compañía de seguros de defensa jurídica en Francia. Su nombre, “Dèfense Automobile et Sportive”. Esta compañía nace como una iniciativa privada en el seno de los interesados en la actividad automovilística para satisfacer sus necesidades de Defensa Jurídica a través de un mecanismo asegurador de base mutualista.

Esta compañía garantizaba el reembolso de los gastos de asesoramiento, asistencia de abogado y procedimientos derivados de la defensa del adherido en supuestos de infracción de leyes o reglamentos relacionados con el auto o el deporte.

En España los primeros antecedentes datan de agosto de 1.932 con el nacimiento de “Durst y Cía”. Posteriormente en octubre de 1.934 nace “Lamadrid y Cía,S.L” con sede Barcelona y no es hasta 1.939 cuando se funda “CAP Compañía de Asistencia y Protección Internacional SLE”.

El nacimiento en España fue como un complemento al seguro de automóvil y su desarrollo estuvo vinculado a la aparición de entidades especializadas, que junto con la garantía de defensa y con motivos de los accidentes de tráfico, ofrecían cobertura al asegurado en situaciones diversas relacionadas con su actividad.

REGULACIÓN EN ESPAÑA

La primera norma en España que regula estas nuevas entidades que iban naciendo de Defensa Jurídica, fue La Ley de Ordenación de Seguros del 16 de diciembre de 1.954.

La Ley de Contrato de Seguros dentro de la clasificación de los Seguros de Daños o Patrimoniales da carta de naturaleza reconociendo a los Seguros de Defensa Jurídica en la Sección Novena.

También la Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, del 8 de Noviembre de 1.995, los reconoció como ramo en su punto 17, bajo el epígrafe “Asistencia Jurídica en General”.

La Ley 21/90 es por la que este ramo adquiere su carta de naturaleza, ya que deja de ser un seguro complementario y se establece una serie de requisitos que, evitando los conflictos de intereses entre aseguradores y asegurados, marcan la diferencia entre los sistemas dualistas (multirramos) y especialistas (monorramos).

OBLIGACIONES QUE ESTABLECE

  • Advertir, en todas las pólizas que cubran riesgos de DJ, el posible conflicto de intereses que pudiera crearse.
  • La garantía debe de ser regulada de forma independiente dentro de la póliza.
  • Debe de llevar una prima diferenciada.
  • Debe asumir una tramitación de siniestros independiente de la R.C. o bien confiar la gestión a una empresa jurídicamente distinta.

CONCEPTO SEGÚN LEY DE CONTRATO DE SEGURO (LCS)

Según el Artículo 1º de la ley nos dice “el contrato de Seguro es aquel por el que el asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima, y para el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura, a indemnizar, dentro de los límites pactados, el daño producido al asegurado o a satisfacer un capital, una renta u otras prestaciones convenidas.”

Por tanto, podemos decir que por el seguro de defensa jurídica el Asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la ley y en el contrato, a hacerse cargo de los gastos en que pudiera incurrir el asegurado como consecuencia de su intervención en un procedimiento administrativo, judicial o arbitral, y a prestarle los servicios de asistencia jurídica  y extrajudicial derivados de la cobertura del seguro”.

FASES DE ACTUACIÓN EN LOS SEGUROS DE DEFENSA JURÍDICA

Como hemos visto a través de las distintas definiciones que hemos analizado, un seguro de Defensa Jurídica ampara las siguientes fases:

  • Asesoramiento Previo:

Se trata de facilitar información jurídica al Asegurado, en prevención de cualquier litigio, sobre sus derechos y obligaciones, y la forma en que mejor puede defenderlos.

  • Reclamación Amistosa:

Se trata de facilitar al asegurado la gestión de un arreglo transaccional en vía amistosa o extrajudicial que reconozca las pretensiones o derechos del asegurado.

  • Tramitación Judicial:

Se refiere al pago de los gastos que correspondan al Asegurado, como consecuencia de su intervención en un procedimiento judicial, administrativo o arbitral, derivado de la cobertura del seguro.

GASTOS GARANTIZADOS

Habitualmente los seguros de defensa jurídica amparan, dentro de los límites de la ley y del contrato, aquellos gastos necesarios para la defensa de los intereses del asegurado.

Estos suelen ser:

  • Tasas Judiciales
  • Honorarios de abogado
  • Derechos del procurador
  • Gastos notariales
  • Honorarios de peritos
  • Dictámenes técnico-actuariales
  • Costas judiciales
  • Constitución de fianzas en procesos penales. Éstas se solicitan en las siguientes circunstancias:
  • Obtener la Libertad Provisional
  • Avalar la presentación al Juicio
  • Responder del posible pago de las costas judiciales.
  • Cualquier otro gasto necesario para la defensa de los intereses del asegurado.

ELECCIÓN DE ABOGADO Y PROCURADOR

El Asegurado tendrá derecho a elegir libremente el procurador y abogado que hayan de representarle y defenderle, a partir del momento en que se vea afectado por cualquier procedimiento, judicial, administrativo o arbitral amparado por la cobertura del seguro.

Antes de proceder a su nombramiento, el Asegurado comunicará a la Compañía el nombre del abogado y procurador elegidos. La Compañía podrá recusar justificadamente al profesional designado, y de subsistir la controversia, se someterá al arbitraje previsto en el artículo anterior de estas condiciones generales.

En el caso de que el abogado o procurador elegido por el Asegurado no resida en el partido judicial donde haya de sustanciarse el procedimiento, serán a cargo del Asegurado los gastos y honorarios por los desplazamientos que el profesional incluya en su minuta.

Los profesionales elegidos por el Asegurado, gozarán de la más amplia libertad en la dirección técnica de los asuntos encomendados, sin depender de las instrucciones de la Compañía, la cual no responde de la actuación de tales profesionales ni del resultado del asunto o procedimiento. No obstante, los profesionales mencionados deberán informar a la Compañía respecto a la evolución de sus actuaciones en el asunto de litigio.

De producirse un posible conflicto de intereses entre las partes, la Compañía comunicará tal circunstancia al Asegurado, a fin de que éste pueda decidir sobre la designación de abogado o procurador que estime conveniente para la defensa de sus intereses, conforme a la libertad de elección reconocida en este artículo. No obstante, se hace constar que la defensa en el ámbito civil viene automáticamente garantizada en los seguros de Responsabilidad Civil, sobre la base del Art. 74 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, del contrato de seguro.

Lo habitual es que las propias entidades de Defensa Jurídica propongan los letrados colaboradores a los asegurados, garantizando la especialidad y calidad de los mismos.

PAGO DE HONORARIOS

La Compañía satisfará los honorarios del abogado que actúe en defensa del Asegurado, con sujeción a las normas fijadas a tal efecto por el Consejo General de la Abogacía Española, y de no existir estas normas se estará a lo dispuesto por las de los respectivos colegios.

Las normas orientativas de honorarios serán consideradas como límite máximo de la obligación de la Compañía. Las discrepancias sobre la interpretación de dichas normas serán sometidas a la comisión competente del Colegio de Abogados correspondiente.

Los derechos del procurador, cuando su intervención sea preceptiva, serán abonados conforme arancel o baremo.

FUNCIÓN DE LOS SEGUROS DE DEFENSA JURÍDICA

Un seguro de Defensa Jurídica trata de restablecer la igualdad entre las partes, de tal manera que si la solución no se consigue por la vía amistosa, se acude a la vía judicial evitando costes jurídicos a los asegurados.

Por eso podemos decir, que los seguros de Defensa Jurídica cumplen una interesante función social.

PRODUCTOS

Habitualmente en las compañías de Defensa Jurídica se suelen dividir en Productos Auto y Productos No Auto.

    • Productos Auto:

Entre ellos los de Defensa Jurídica del Automovilista o los de alquiler de otro vehículo, que muchos de nuestros socios conocerán por tenerlos asegurados. La venta de una póliza de Defensa Jurídica Independiente es una de las grandes diferencias respecto a lo que el mercado ofrece que encuentra en nuestro Club. La pretensión defender mejor los intereses de nuestros socios.

    • Productos No Auto:

Es el cajón de sastre de las aseguradoras de Defensa, ya que todo lo que no sea auto se engloba en No Auto.

Dentro de estos los principales productos se engloban en: Defensa Jurídica (DJ) Familiar, DJ Empresas, DJ Comunidad de Propietarios, DJ Arrendador y los Productos Especiales (Ayuntamientos, Explotaciones Agrícolas, Festejos Populares, Funcionarios,…).

DEFENSA JURÍDICA FAMILIAR

En este ramo se defiende a la familia del socio y a su patrimonio, enfocado fundamentalmente, a su vivienda y a la defensa de sus derechos como trabajador-

Las principales garantías que estos seguros amparan son:

  • Reclamación de Daños
  • Defensa Penal
  • Derechos Relativos a la Vivienda
  • Defensa Infracciones Administrativas
  • Contratos Laborales:
  • Contratos de Servicios
  • Contratos sobre Cosas Muebles
  • Asistencia Jurídica Telefónica
  • Queremos destacar la Garantía de Defensa de Contratos Laborales, dado que estamos viendo continuamente que cada día son más los despidos que se producen en nuestro país al día.

Con este seguro y dentro de esta garantía, se garantiza la Defensa de los derechos del Asegurado en los conflictos individuales de trabajo, reclamando contra la empresa privada u Organismo público donde preste sus servicios.

En principio, estos seguros amparan sólo los contratos laborales, no los procesos de funcionarios, que pueden ser asegurados mediante cláusula y sobreprima debido a que los procedimientos que se siguen no son los mismos. Quedan fuera de cobertura los denominados conflictos colectivos.

  • Ventajas de este seguro frente a otras fórmulas que los trabajadores escoge, la mayoría de las veces por desconocimiento:
    • Precio: Al dar cobertura a la unidad familiar, cubre al matrimonio, en sus respectivas relaciones laborales, lo que le hace muy competitivo en precio.
    • Especialidad: Las compañías de defensa que venden estos productos son especialistas lo que significa que dominan el entorno.
    • Posibilidad de escoger el letrado que le represente: aunque las entidades especialistas le garantizan un letrado cualificado y especialista en la materia, si usted quiere y hasta el límite de la cobertura (habitualmente 3.000 euros) puede escoger el letrado que le represente tanto en la conciliación como, en su caso, en el Juzgado de lo Social. En este caso, deberá de comunicarlo a la aseguradora en tiempoy forma.
    • En definitiva, servicio y ahorro. Si encima que pierde el trabajo y defender sus derechos le cuesta dinero al necesitar profesionales que le represente, esta garantía del seguro de defensa jurídica familiar, le garantiza que la indemnización que ha de percibir es íntegra para usted ya que a los profesionales les liquidarán las aseguradoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *