Te damos ideas… y media

LO QUE NOS HA DADO LA ROJA (I)

LO QUE NOS HA DADO LA ROJA (I)

LO QUE NOS HA DADO LA ROJA (I)

Aprovechando que la Eurocopa 2016 ya está a la vuelta de la esquina y que por supuesto somos favoritos pero de verdad… no como antes (aún no habíamos ganado nada), desempolvamos un artículo de 2013 que nos cuenta a grandes rasgos, lo que «la roja» nos hizo cambiar esta mentalidad….

Vaya por delante, que la vida y el deporte es una cuestión de ciclos y que estamos ante el ciclo más importante a nivel deportivo de la historia de nuestro país.

Nunca hubo tanto atleta con mentalidad de campeón. A nivel individual los Fernando Alonso, Pau Gasol, Rafa Nadal, Iker Casillas, Jorge Lorenzo o Dani Pedrosa… y a nivel de equipo: las Selecciones nacionales de Fútbol sala, Baloncesto, Fútbol… Todos los citados aúnan confianza, técnica, táctica, gestión, coraje, inteligencia, esfuerzo, ilusión, optimismo, profesionalidad… y el “gen del éxito”.

En primer lugar, están los términos: hemos pasado de la “furia roja”, a “la roja” a secas. ¿Esto implica que hemos perdido el ardor guerrero? o ¿simplemente significa que hemos cambiado furia por elegancia?

A mi entender es esto segundo. A pesar de tener jugadores guerreros como siempre (Sergio Ramos, Piqué, Busquets…) también contamos, como siempre (Guardiola, Butragueño, Di Stefano…), con jugadores de talento (Koke, Iniesta, Silva…), pero ahora predomina esto sobre lo otro.

Atrás quedaron el fallo de Salinas ante Italia en el mundial de Estados Unidos, El de Arconada en la Euro del 84, el gol fantasma de Míchel contra Brasil, Al Ghandour de Corea o el error de Cardeñosa… y lo hemos cambiado por los penaltis parados por Casillas, los marcados por Cesç o el gol de Villa contra Paraguay en el Mundial de Sudáfrica, que pega tres veces en los palos…

¿Pero es suficiente tener más talento que nunca o más suerte que antes? Definitivamente No, también es importante el cambio en los entrenadores. Hemos pasado de los José A. Camacho, Javier Clemente o José Santamaría, que representaban el “estilo de la furia” a los Luis Aragonés o Vicente del Bosque, que representan “La máquina de gustar” como la denominaba en su momento el diario Tiempo, de Argentina.

Pues si lo extrapolamos a nivel profesional, en este país coexisten “Clementes” con “Del Bosques”, “Camachos” con “Iniestas”, “Furia” con “Talento” y todos somos útiles, todos tenemos un cometido, pero no todos daremos el 100%…

La época de los “Camachos y Clementes” como jefes ha pasado. Con todos los respetos hacia ellos, ya ningún negocio de éxito se basa sólo en la fuerza, el coraje y los resultados. Ahora el esfuerzo ha de ser compartido, hay que entender al trabajador y hay que hacerle partícipe del “plan total”, mandar nunca fue tan difícil.

“Se podría decir que el lema de mí estancia con España, es el de cogí una selección y dejo un equipo…” Luis Aragonés

La mentalidad ganadora es innata en el español, como el sentido del humor (se nos supone), pero en la convulsión actual, en el “semi-kaos”, dominan la acedia y la anomia o lo que actualmente se denomina “depresión”.

Ganar, ganar y ganar

A pesar del descalabro de caer en octavos en el Mundial de Alemania y de casi hacernos el “seppuku” en la fase de clasificación a la Eurocopa del 2008, Luis Aragonés les dice a sus chicos lo siguiente antes del debut en Austria: “…escúchenme, nos ha llegado el momento después de dos años, nos han metido hostias de todos los colores… forman ustedes un grupo, que ya se lo he dicho: si yo no estoy en la final con este equipo, ¡soy una mierda, he organizado una mierda de equipo! Y ahora lo único que les pido es que jueguen, que se diviertan jugando…”

¿Casualidad que arrasáramos en la 1ª fase? Aquí se empezó a forjar una mentalidad positiva desde cero. Ganamos a rusos, suecos y griegos en la primera fase, con relativa facilidad; En cuartos nos esperaba la siempre aterradora Italia. Jugamos mejor y fuimos superiores (como casi siempre) a unos italianos que estaban convencidos de que los penaltis les clasificarían…Pero Iker se hizo enorme y Luis quiso que el último penalti lo tirase Cesç Fábregas (tenía 21 años y no lanzaba penaltis desde que era cadete) … ¡Se acabó el gafe de cuartos!

Ese punto de inflexión ni a nivel laboral, ni a nivel general aún se ha producido. ese cambio en la mentalidad del trabajador y del empresario, de que juegan en diferentes equipos. El que “le saca las castañas del fuego” por parte de unos y el de “aquí mando yo y me hundo con mis ideas” por parte de otros… Es de vital importancia “cambiar el chip”.

En la semifinal ante Rusia, la primera parte fue muy dura. Paradón de Casillas. Villa nuestro mejor artillero cae lesionado, pero los goles de Xabi, Güiza y Silva nos llevan a la final, arrollando a los rusos. Como dijo el periodista Juanma Trueba en su crónica “El partido perfecto” de As: “…estoy por asegurar que ya nada volverá a ser igual. Ni siquiera una improbable derrota en la final puede detener este impulso, esta liberación recién estrenada…”

Se necesita algo así a nivel social en este país, como ese impulso que decía Trueba, no basta con que jefes y empleados se abracen con un gol de España, también hay que ser equipo en el trabajo, en el día a día. Y muchos ya lo hacen, no es imposible.

Final en Viena ante Alemania. Estos nos dominan los primeros 15 minutos, pero todo cambia a partir del cabezazo de Torres al palo. En el minuto 32, Xavi manda en profundidad a Fernando… y nos vamos al descanso con 0-1. “… ¡no hemos hecho nada aún!…” era el grito de todo el vestuario. La segunda parte fue controlada por “La Roja” y después de 44 años volvíamos a ser ¡Campeones de Europa!

Más de 14 millones de españoles lo vieron. 12 goles a favor y sólo 3 en contra. Xavi Hernández el mejor jugador del torneo y David Villa el máximo goleador con 4… Toda la gloria era para los nuestros.

Hay que ponerse un objetivo a corto o medio plazo, como empresa necesitamos un primer éxito basándonos en la teoría del trabajo en equipo, para que nos sirva de principio hacia el cambio definitivo.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *