Te damos ideas… y media

“PEQUEÑAS” DIFERENCIAS ENTRE COMPARADOR Y MEDIADOR

“PEQUEÑAS” DIFERENCIAS ENTRE COMPARADOR Y MEDIADOR

“PEQUEÑAS” DIFERENCIAS ENTRE COMPARADOR Y MEDIADOR

Por supuesto no seré yo quien ponga en duda la utilidad de los comparadores online, ya que entre otras cosas, he participado en la puesta en activo de varios de ellos. Esta es una herramienta muy útil por ejemplo, para personas con cualquier limitación a la hora de acercarse a una oficina de seguros o pensada también para redes comerciales. Lo único que pretendo con este comentario es poner en valor algo que en parte, lo ha perdido, especialmente en los últimos años: El Mediador.

Quisiera aclarar antes de todo, que en la mayoría de los casos, los comparadores son Auxiliares de Corredurías y en otros, son Corredurías por sí mismas, lo que por supuesto va ligado al Medidor. Pero cuando hablo de Mediador en este caso, y solo en este caso, me refiero a la empresa de mediación físicamente identificada y con atención al cliente en persona. Agente o Corredor en este sentido es indiferente, aportan una serie de ventajas que como comparador puro y duro, son imposibles de igualar. Estas son algunas de ellas:

Comodidad. Esta palabra tan en uso, como oferta de valor en cualquier servicio online, es cierta. Pero no es menos cierto, que a la mayoría de personas, para casos como este, donde no se limita a un par de preguntas, sino más bien a un catarata de datos (que por supuesto son indispensables) y que en una conversación personal se hacen más cómodos de responder y menos liosos. No está de más comentar que en caso de error en los datos pronunciados, lo que podría implicar una irregularidad, la responsabilidades total y absoluta es del cliente.

Fiabilidad en el precio final. Si has tenido la ocasión de utilizar un comparador, habrás observado que en un porcentaje, para nada pequeño, el precio que te dan es orientativo. En muchos casos no se puede cerrar la compra directamente, por diferentes razones lógicas, o en algunas ocasiones el precio que nos llega con la póliza final, no se parece en absoluto al que quisimos contratar en nuestra primera visita online.

Ahorro. Es un mito que los comparadores sean más baratos que un Agente o Corredor, los precios de las compañías, tienen diferentes opciones para adecuarse a la necesidad del cliente. Esto quiere decir que en algunos casos habrá diferencias a favor de una u otra opción, y en la mayoría se puede igualar o mejorar el precio de un Comparador, en una Agencia o Correduría.

Trato personalizado. Es obvio, que esta ventaja es única a favor del Mediador físico.

Resolución de problemas. Cualquier incidencia en la contratación del seguro, se resuelve de forma online o telefónica, como norma general en los comparadores. En el caso de los Mediadores, cualquier problema se puede solucionar de las dos formas anteriores y en persona. Una ventaja que da confianza.

Asesoramiento. Generalmente los comparadores no pueden asesorar en tiempo real al cliente final, lo que hace de la adquisición de un seguro por internet una “compra autodidacta”. En el caso del Medidor, el asesoramiento es fundamental, para dar el mejor servicio y el precio más adecuado a las condiciones concretas del cliente.

Gestión de siniestros. La tramitación del siniestro, además de agilizar la gestión, posibilita el conocimiento en tiempo real por parte del cliente de la situación de su incidencia, sin el considerable trastorno de desinformación y desamparo (cuando no está representado ante la Compañía por su mediador de confianza), en el momento en el que realmente se utiliza el servicio.

Garantía profesional. Para mí la principal diferencia es esta, a través de un mediador se garantiza que está tratando con un profesional del seguro, formado y dedicado en exclusiva a este menester. Los Mediadores están obligados por ley a dar formación continua a sus empleados, lo que implica una actualización constante de conocimientos y por supuesto de productos y servicios.

En resumidas cuentas: los comparadores son legítimos y en cierta medida necesarios, pero no en la mayoría de los casos.

Mi consejo es: Salvo que se encuentre en una situación incómoda para acudir a un mediador, lo haga cuanto antes, para confirmar que sus pólizas están formalizadas correctamente, especialmente en lo que se refiere a riesgo y coberturas, por si tiene las necesidad de utilizarlas en una eventualidad.

Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *